Nuevo incidente de violencia afecta a Cesfam de Hualqui

Jueves 20 de junio de 2019

Era una tarde tranquila en el Cesfam de Hualqui, localidad ubicada al Suroeste de Concepción, hasta que a las 18:30 del día de ayer, la urgencia del recinto recibió un paciente baleado en estado de extrema gravedad.

Al parecer, el joven de 20 años estaba buscando leña cuando fue herido de bala en el cuello. El equipo del centro de salud realizó todos los esfuerzos para salvarle la vida pero fueron en vano debido a la gravedad de las lesiones. Tras su fallecimiento, hasta el Cesfam llegó personal de fuerzas especiales y familiares del paciente quienes manifestaron con fuerza su impotencia ante la falta de protección para los habitantes de la comuna.

Para Pamela Vargas, dirigenta secretaria de la Asociación de Funcionarios de la Atención Primaria de Hualqui, este incidente se suma a lo ocurrido a fines del año pasado cuando un paciente también baleado llegó al Cesfam y fue “rematado” por delincuentes dentro del recinto de salud. “Hasta hace dos años Hualqui era una comuna tranquila, pero eso cambió porque llegó gente de afuera,  que trajo las armas, la delincuencia y también el tráfico de droga; no lo digo por este incidente en particular pero sí por otros. Nosotros estamos en la más completa indefensión”, indicó.

Al ser consultada por las medidas de protección con que cuentan los funcionarios de salud, la dirigenta es clara en indicar, que “después del incidente del año pasado, el municipio instaló algunas medidas como botones de pánico, alarmas, y otras, pero que aún no están en funcionamiento. El servicio de salud tampoco se hace cargo. En las reuniones de seguridad no se logra concretar la ayuda. No contamos con protección de Carabineros para Hualqui, sólo rondas esporádicas que claramente no son suficientes. Por estas razones la gente se enojó con ellos tras el fallecimiento de este joven”.

Asimismo, Pamela Vargas se manifestó entusiasta de que nuestro gremio logre en el corto plazo la aprobación de la ley que penalizará con mayor dureza las agresiones en contra de las y los trabajadores de la salud pública “sería un gran avance porque contribuiría a fortalecer el respeto que alguna vez la gente tuvo por las y los funcionarios  y los recintos de salud. Eso se ha perdido y es grave. Por eso necesitamos esta ley con urgencia”.