Agresiones al personal y daños físicos resultan de nuevo hecho de violencia en SAPU Raúl Brañes de San Bernardo

Según lo denuncia nuestra dirigencia en la comuna de San Bernardo, en el curso de esta jornada se produjeron graves incidentes en un SAPU de la comuna afectando tanto al personal como a las instalaciones del establecimiento, acto ejecutado por una pandilla juvenil que habría actuado provista de armas y bajo efectos de alcohol y drogas, según narrativa adjunta a esta nota.

Este nuevo y grave incidente motiva el más categórico rechazo de la CONFUSAM y nos motiva a exigir nuevamente a las autoridades del Ministerio de Salud y del Ministerio del Interior a que de una buena vez y por todas se proceda a la toma de medidas efectivas contra este tipo de hechos que generan un clima laboral negativo dada la condición de permanente temor en que el personal de salud municipal debe realizar su labor, con la certeza de que ni los alcaldes ni el Gobierno se han tomado el tema con la seriedad que se exige. Junto con llamar al Gobierno a tomar medidas a la brevedad, advertimos que nuestra paciencia se está agotando, no descartando vernos en la obligación de llamar a nuestras bases a movilizarse para lograr respuesta satisfactoria a nuestra legítima aspiración de trabajo seguro.

El siguiente es el relato de los hechos en San Bernardo:

El día de hoy, jueves 13 de Septiembre a eso de las 04:55 am se produjo un hecho de violencia en el SAPU Raúl Brañes de San Bernardo.

Dos mujeres adolescentes quienes venían acompañadas de otro grupo de alrededor de 4 jóvenes más, los cuales estaban aparentemente armados por lo que relata el personal, todos bajo la influencia del alcohol o drogas, agredieron a una TENS y a un guardia del recinto ante la supuesta negativa a ser atendida una de ellas de 14 años por no tener documentación, cédula de identidad ni venir acompañada por un adulto.

Ante esto, reaccionaron violentamente contra el personal. Los acompañantes al ser advertidos por uno de los guardias que vendría Carabineros se retiraron, argumentando uno de ellos que “tenía antecedentes”, por lo que quedaron las dos jóvenes quienes procedieron a agredir con pies y puños al personal y proceder a destrozar todo lo que se les pusiera por delante.

Ante la incertidumbre de no saber si también estaban armadas como sus acompañantes, el personal se replegó por protección, quedando libres de causar todo el daño que quisieron.

Hubo ruptura de mamparas, ventanas y ventanillas de atención, tras lo que trataron de retirarse.

Una de ellas, al parecer quien había solicitado la atención no fue capaz de irse, por lo que fue detenida por Carabineros, quienes llegaron al lugar cerca de una hora después de ocurridos los hechos.

 

LEAVE A REPLY