Atención primaria de salud: Bajo amenaza

22 de abril: dos usuarios son asesinados en el consultorio de Hualqui, VIII Región, en un supuesto ajuste de cuentas; 11 de julio: un grupo de delincuentes con armas hechizas asalta la farmacia del Cesfam Dr. Albertz, de Cerro Navia, agrediendo a los funcionarios…

Los anteriores son solo los hechos más violentos ocurridos este año en los consultorios  y que mantienen en alerta a Confusam. A ellos hay que sumar destrozos de vehículos, asalto a ambulancias, y las agresiones diarias a los funcionarios, por parte de una  población que no encuentra respuesta a sus requerimientos de salud.

Para hacer conciencia de la gravedad de lo que están sucediendo, Confusam realizó un paro por 24 horas a fines de mayo,  firmando un protocolo de acuerdo con el Gobierno. En este, el Ministerio de Salud se comprometió a impulsar medidas para enfrentar este problema, las que a la fecha no se han concretado.

Resulta imprescindible, para la organización dotar a los centros de salud de mínimas condiciones de seguridad: como guardias, sistemas de alerta y presencia policial, para no tener que lamentar situaciones más graves que afecten a los trabajadores y trabajadoras de la atención primaria. Asimismo, se ha solicitado que se tipifique el delito de maltrato a funcionarios de salud, proponiendo penas efectivas y aflictivas para los agresores.

Nuestra prioridad

En una reciente declaración pública, el Directorio Nacional afirmó  que “toda la Confusam siente como suya la vulneración y el dolor que dejan estos hechos en nuestros compañeros”.  Añadió que “nada justifica la violencia, nada puede explicar las golpizas, insultos, amenazas y humillación de que hemos sido víctimas muchos de nosotros”.

Frente a ello,  indicó que asumirá como prioridad el desafío de instalar este tema ante el Ministerio de Salud y otras instancias: “nuestro Directorio no descansará, hasta lograr la implementación de sistemas de resguardo de sus funcionarios para que se sientan tranquilos y puedan brindar atención a la comunidad con la claridad de que están protegidos en su lugar de trabajo”.

Asimismo, el Directorio resaltó que Confusam “se encuentra en estado de alerta máxima”.

INFUSAM Nº26, AGOSTO 2018