Observatorio de Salud Rural de Confusam: Una fotografía a la realidad

Salud rural es la hermana pobre y más que pobre de la APS. Pese a algunos esfuerzos del Gobierno como la creación de un Programa de Equidad en este ámbito, quienes trabajan en el sector sufren extenuantes jornadas, dificultades de conexión telefónica y problemas serios de infraestructura, entre otros. Y, por sobre todo, conocen que el sistema solo funciona gracias a la generosidad y entrega de los Tens.

Pues bien, frente a esta situación Confusam –liderada por la Comisión Técnica y apoyados por Orgánica, Jurídica y Jóvenes- se ha dado a la tarea de crear un Observatorio de Salud Rural. ¿Y de qué se trata la iniciativa? La dirigenta Aurora Araos explica que es una institución desde la cual, “se investigará, registrará y analizará la información,  permitiendo un levantamiento de datos minucioso por parte de la organización para  elaborar estudios, constituyéndose en un arma fundamental para la acción”. De esta manera, y habiendo echado a andar la iniciativa a fines de abril, ya existe una primera tarea por cumplir, a la cual invitan a participar a todos y todas quienes se desempeñan en salud rural. Se trata de la Encuesta Salud Rural para Trabajadores.

Condiciones laborales

“En el mundo del trabajo es donde se genera el poder creador de las transformaciones más importantes que ha tenido la sociedad en su historia”, indica Aurora. Enfatizando que desde 2004 el concepto de salud rural se ha dividido en tres: gestión, calidad y precariedad laboral, siendo este último ámbito el de menor desarrollo y abordaje en su construcción colectiva, por la falta de datos de Confusam sobre la situación general, ya que estos le son suministrados por las autoridades.

La dirigenta remarca que los monitoreos realizados por el Ministerio de Salud, presentan una situación de brechas, que no se condice con “la realidad que palpamos diariamente a través de nuestra organización”. De partida, declara que “No es cierto que el cien por ciento de las postas cuente hoy con un segundo Tens, como ha dicho la Ministra de Salud”. También asevera que el 71 por ciento de las postas no dispone de autorización sanitaria para funcionar, “porque las condiciones eléctricas, de los baños o de la infraestructura son deplorables”.

Como recientemente firmaron un protocolo de acuerdo con el Ministerio y la Asociación Chilena de Municipalidades, que se basará en un catastro elaborado por el Minsal, una encuesta propia sobre la situación real en terreno, se tornará en una herramienta esencial para Confusam. Actualmente son 1.138 postas o centros generales rurales en el país y a través del Programa de Reforzamiento de la APS, se focalizan recursos solo en cuatro comunas, no dando respuesta tampoco a través de esta vía a las múltiples necesidades.

Aurora señala que gran cantidad de trabajadores en esta área se encuentran a honorarios. A su vez, las exigencias del empleador, agrega, los ponen en situación complicada, ya que por código sanitario no pueden recetar y debieran recurrir a un médico, pero muchas veces no tienen cómo comunicarse con estos profesionales y deben asumir una función que  implica riesgos. Y no es menor su responsabilidad, ya que en las postas se atienden aproximadamente 600 mil chilenos y chilenas.

Así las cosas, Confusam ha levantado una demanda para el sector, que implica contar con un segundo Tens, una segunda vivienda, capacitación efectiva, conectividad y respaldo en la toma de decisiones clínicas. Estos requerimientos serán fortalecidos con los datos que aporte la Encuesta.

La encuesta

Se trata de una encuesta online que cada presidente de Federación debe hacer llegar, ya sea impresa o por internet, a quienes laboran en salud rural y después gestionar que sea respondida y devuelta al Observatorio. El grupo de trabajo se ha puesto un plazo de dos meses para contar con la información. La encuesta está lista y permitirá disponer por primera vez de un perfil acabado de quienes se desempeñan en estas zonas, y levantar con precisión datos para conocer exactamente cuál es la situación en cada posta. La herramienta contempla, a grandes rasgos, los siguientes ítems: datos personales, antecedentes laborales, capacitación, materiales, cómo opera en  situaciones de urgencia, situación laboral, deprivación y vulnerabilidad. Específicamente se pregunta si puede tomarse feriados, usar licencias médicas, ir al médico cuando lo necesita, tomar vacaciones, pedir días administrativos, etc. También busca hacerse una idea de si sus ingresos le permiten cubrir sus gastos. Por último, ahonda en cuál es la vulnerabilidad respecto a las condiciones de trabajo, presiones de sus jefaturas o si deben trabajar más horas de las que corresponden.

Sus Integrantes

El 27 y 28 de abril se efectuó la reunión con la asistencia de quienes quisieran integrarse al Observatorio. Este quedó constituido por: Aleída Gómez, Corpamar; Cecilia Carvajal, Atacama; Carlos Cerda, Vª Región; Ivania Luengo y Marcos Vargas, de la VIª Región; Américo Lagos, de la VIIª Región; Carlos Mena y Ximena Pilcol, de la IXª Región; Yuri Nova, Xª Región; Fabián Araneda, de Fremesam; Rodolfo Leveque, Comisión Orgánica; Natalia Maldonado, Comisión Jóvenes; Fernando Kursan, Secretario General; Aurora Araos, encargada nacional, y Mylko Alegría, asesor informático.

INFUSAM 19, JUNIO DE 2017

LEAVE A REPLY