Ministra de Salud, Carmen Castillo: “En la reforma a la salud deben estar todos los actores”

Más de diez mil personas participaron en los 387 conversatorios locales y miles respondieron la consulta individual, invitados a generar los insumos para el Congreso “Construyendo valor social en APS”, convocado por el Ministerio de Salud, al que asistieron un millar de personas.

-¿Qué valor le otorga a este Congreso y a la participación de trabajador@s y usuari@s?

-Lo más importante de este Congreso es que la participación fue muy activa y con mucha presencia de la comunidad. Hubo funcionarios empoderados  y autoridades empapándose de la realidad, y ahora en cada localidad pueden -tal vez- tomar mejores medidas.

Alcaldes y concejales escucharon de primera fuente las vivencias de las personas, las dificultades del trabajo y las fortalezas de estos equipos. Este Congreso permitió compartir y eso es un valor enorme. Además, la asistencia de autoridades internacionales valida que Chile está haciendo bien las cosas, con todas las dificultades y problemas económicos.

Eso nos hace sentirnos orgullosos de lo que tenemos en Chile y que la APS sea la gran fórmula de ir evitando que se nos complejicen las personas y que podamos tener una población feliz y autovalente.

-En este Congreso se acordó abogar para que la salud sea considerada un derecho en una futura reforma constitucional…

-Esa declaración la hemos hecho permanentemente. Esté o no en la Constitución la trabajamos como tal y en el sector público hemos ido fortaleciendo esta decisión de generar que el derecho a la salud sea una obligación que hay que entregarle a la población.

Obviamente hay dificultades para dar la mejor calidad en la atención, pero este es el gobierno que más ha invertido en salud, en la formación de profesionales y en el envío de médicos en etapa de formación y destinación a la APS. De esta manera, puedo tener una mayor capacidad de pesquisa a través de médicos especializados y una dotación más sólida en las distintas localidades para evitar que se complejicen los pacientes.

-Si el derecho a la salud es consagrado en la Constitución la población empoderada exigirá su cumplimiento y no será solo voluntad del sector…

-Claro, como un escrito constitucional pasa a ser un derecho exigible. En general, velamos porque el empoderamiento de las comunidades sea real. Por ello, se generó este Congreso con muchos diálogos que confluyeron en una base común, con puntos muy discutidos y, finalmente, se llegó a una declaración conjunta y eso es tremendamente potente.

-Ministra, un punto que fue bastante discutido antes de ser aprobado fue reformar la reforma a la salud. Ese es un aspecto fundamental para Confusam…

-Tuve la posibilidad de participar en la elaboración de un proyecto de ley de isapre antes de ser ministra, y nos dimos cuenta que esa ley no puede ir sola, tiene que ir aparejada con mejoras sustanciales en el sector público. No queremos una ley corta de isapre, no queremos negarnos a ver de forma integral la salud. Podemos tener diferencias en las miradas con Confusam, pero confluimos en que tiene que haber una reforma amplia y actual. La última fue en 2005, pero ahora debemos tener una nueva mirada con las nuevas estructuras y tecnologías que se han incorporado.

-¿Considera que la APS está cumpliendo su labor cuando el número de pie diabéticos o de hipertensos, por ejemplo, sigue aumentando?

-Hay miradas de distinto tipo. Una, es que nos estamos quedando con los mismos pacientes y no buscamos nuevos. La otra, es que llegamos tarde y no le podemos advertir a quien es diabética que deje de hacer esto para que no se afecte. La tarea de salud debe ser compartida con la comunidad, pero también salud debe tomar la iniciativa de buscar los enfermos, de ser más activa. Hay tantas cosas que se pueden inventar con la comunidad.

El problema es que no estamos pesquisando ni llegando anticipadamente.

-La prevención y promoción son la esencia de la APS, pero sus principales tareas no se están llevando adelante…

-La prevención y promoción son temas a discutir en la próxima reforma así como quién dirige la reforma y qué acciones determinamos como sistema para fortalecer a la APS. Las autoridades locales también deben ser cómplices en esta tarea de construir más salud.

Debemos ser más participativos entre nosotros. La salud está muy bien en promedio, pero si vas al detalle estamos con problemas. Por ejemplo, qué estamos haciendo para hacer bajar de peso a la población. Según los estudios está comprobado que los niños que andan en bicicleta son más flacos; entonces, busquemos que los niños hagan más deporte, pero sus colegios son insuficientes las horas destinadas a este fin. La JUNAEB está trabajando en una alimentación saludable, pero todo esto debe ir en conjunto con la familia. En la reforma a la salud deben estar todos los actores. Es mejor prevenir que curar y si me preguntas qué me gustaría hacer si tuviese una varita mágica, te diría que más prevención y promoción; ir a terreno; ir a las casas; buscar y pesquisar, y tener una buena coordinación con los hospitales. Se debe impulsar interdisciplinariamente y entre ministerios. Todos tenemos que confluir para construir una sociedad más justa y más feliz. Debemos compartir más. Todos somos responsables: la comunidad, autoridades, ministerios; todos debemos confluir en sacar adelante esta gran tarea que es parte de la gran reforma a la salud que queremos.

INFUSAM 19, junio de 2017

LEAVE A REPLY