Declaración CONFUSAM 18 de octubre 2019

DECLARACIÓN PÚBLICA

Santiago, Octubre 18 de 2019.

Frente al alza de las tarifas del transporte público decretada por el Gobierno, estudiantes secundarios reaccionaron contra dicha medida injustificable para la inmensa mayoría de las y los ciudadanos que a diario deben hacer uso de dichos servicios, lo que supone una carga importante para el bolsillo de millones de trabajadores que viven de salarios de miseria. Dicha reacción de protesta se expresó en la forma de evasiones masivas en el Metro de Santiago ante las cuales, las autoridades de Gobierno respondieron mediante una brutal represión hacia quienes participaban en la misma, sin discriminar incluso a niños y a ancianos que hacía uso de la red cayendo en conductas tan irracionales como hacer uso de gases tóxicos al interior de carros del metro, de balines contra manifestantes produciendo heridos de consideración, entre otras formas de represión que el país consideraba relegadas a los tiempos más feroces de la dictadura.

A pesar de la acción represiva del Gobierno, las evasiones masivas han continuado in crescendo al extremo de forzar en la fecha de la presente el cierre casi total de los servicios de metro, incluyendo a metrotren Santiago-Rancagua y las autoridades, en vez de generar condiciones para una solución democrática al conflicto, optaron en el curso de la tarde por invocar la Ley de Seguridad Interior del Estado contra las y los manifestantes.

Es de suyo lamentable que la torpe actitud represiva y autoritaria del Gobierno haya contado con el apoyo de personajes que se adscriben a la oposición llamando incluso a reprimir con energía las manifestaciones, como lo planteara el Senador socialista José Miguel Insulza.

La situación que vive hoy el país no es un hecho aislado, es expresión contundente de la rabia y la impotencia de millones ante la corrupción y el abuso sistemático de las autoridades de Gobierno y de la clase política dominante, ante la burla de la que es objeto la gente más humilde frente a reclamos legítimos ante por ejemplo el alza del valor de los pasajes del transporte público o ante la escasez de agua y ciertamente, si la respuesta del Gobierno continua en el mismo tono que el actual, las posibilidades de una mayor reacción ciudadana crecerán de modo progresivo.

La CONFUSAM rechaza de la manera más categórica posible la absurda criminalización de las legítimas protestas ciudadanas y emplaza al Gobierno y a la clase política a convocar a la ciudadanía a través de sus organizaciones, a generar espacios de diálogo democrático que permitan consensuar soluciones a todos y cada uno de los problemas que explican el creciente y ya incontenible clamor ciudadano.

DIRECTORIO NACIONAL