Confusam repudia la traición al pueblo cometida por los parlamentarios ayer en Valparaíso


Viernes 17 de mayo de 2019

Lo que ha vivido el país en el día de ayer daña profundamente la fé pública en el poder legislativo. El gobierno ha conseguido, gracias a los votos de la DC y el partido Radical, que el parlamento apruebe la idea de legislar una ley de pensiones que perpetúa el actual sistema.

No hacen falta más reportajes, ni columnas, ni páginas en los diarios para describir la miseria que viven cientos de miles de chilen@s con una pensión paupérrima. Bien lo sabe nuestro gremio porque somos l@s trabajador@s de la atención primaria quienes atendemos sus dolores, su precariedad, su soledad, su desgracia día a día.

En el Chile de hoy más de un millón de adultos mayores sobrevive con una pensión inferior al sueldo mínimo; sin recursos para alimentación, salud y vivienda dignos.  Si actualmente la mitad de las y los chilenos vive con un sueldo inferior a 380  mil pesos, podemos imaginarnos las proyecciones demoledoras sobre las pensiones del futuro para millones de compatriotas que no pudieron librarse de un sistema fracasado, que ha enriquecido a los poderosos de siempre sumiendo en la pobreza a las y los trabajadores de este país por décadas.

Ayer en Valparaíso, los parlamentarios elegidos por el pueblo de Chile, se hicieron cómplices en la condena a la miseria de millones de chilen@s más. Fueron incapaces de decir NO. Traicionaron a quienes hoy están construyendo con esfuerzo este país y que no podrán tener un descanso digno, a cambio de diez mil pesos que se diluirán en la pobreza irremediable.

Los gremios, los movimientos sociales y tod@s quienes trabajamos por las comunidades, debemos ser una caja de resonancia de lo que ha ocurrido para que Chile no olvide a los culpables de su tragedia. Así como también, debemos ser justos con aquellos que hoy son condenados por sus camaradas y viven momentos difíciles por haber sido honestos y valientes, como los diputados Víctor Torres y Raúl Soto. Siendo este último atacado ferozmente por su partido, que ha solicitado sacarlo de la comisión de trabajo, castigándolo por su consecuencia.

No nos extraña la decisión del diputado Torres, quién a través de su carrera legislativa es posible ver su disposición permanente a defender y fortalecer la salud pública, a trabajar por aquellos proyectos que favorezcan la equidad, la inclusión y la solidaridad.

Asimismo, en  el ámbito legislativo de  la Comision  de Trabajo, el diputado Raúl Soto abrió espacios para escuchar la voz de l@s trabajadores. Allí pudimos, como gremio representar lo fundamental que es para nosotros el sentido solidario y el componente de reparto que debe tener todo sistema previsional si quiere ser sustentable en el tiempo. En su rol de presidente de la comisión, honró su condición de legislador, devolviéndole la voz a quienes lo eligieron, escuchando y dialogando con quiénes no pertenecen a la casta política.

Por lo anterior, rechazamos en forma categórica la actitud de la Democracia Cristiana, partido servicial al poder, que ha traicionado con su decisión, su propia doctrina social cristiana, ignorando la necesidad urgente de un cambio legislativo y social y condenando a quienes desde sus filas deciden seguir del lado de los más vulnerables. Tal como nosotr@s, Chile no lo olvidará.

La Confusam reconoce a tod@s los parlamentarios que se negaron a ser vástagos del poder del dinero y se pusieron del lado de l@s trabajadores de hoy y del futuro. Para ell@s un saludo fraterno y el compromiso de seguir luchando junt@s porque no permitiremos que el derecho a una vida digna nos sea arrebatado!!.

No claudicaremos en la gesta por ganar la gran batalla, que es conseguir un sistema de pensiones más justo, solidario y que lleve dignidad a tod@s quienes habitamos este país. Arriba l@s que luchan la Confusam está con ustedes!!!