Funcionaria de La Cisterna fue agredida por usuaria y luego detenida por carabineros

Miércoles 17 de abril de 2019

Ayer martes, en horas de la tarde, la trabajadora, del Cesfam Santa Anselma de La Cisterna, Silvia Rivadeneira fue agredida por una usuaria del establecimiento. Como procede en estos casos, sus compañer@s dieron aviso a Carabineros . No obstante, los hechos se complicaron cuando, según testigos, la agresora se autoinflingió lesiones leves para revertir el relato del suceso ante los policías, quienes concurrieron con la usuaria a constatar lesiones al Cesfam  La Granja Sur.

Al llegar al dicho centro de salud, los médicos presentes confirman las lesiones sin indicar la real calificación de estas, ante lo cual la fiscal decide tomar detenida a la funcionaria y dejarla en esta condición durante toda la noche.

Ante estos hechos, la presidenta de la Confusam, Gabriela Flores, junto a las dirigentas nacionales Gislena Reyes y Mirtha Inostroza llegaron hoy hasta el Centro de Justicia para apoyar a Silvia Rivadeneira en la audiencia de formalización. En la instancia, la funcionaria fue dejada en libertad debido a la falta de méritos para una medida precautoria. Cabe destacar que no obstante su liberación, Silvia tomó la decisión de seguir con el juicio hasta el final, como una forma de dejar en claro su absoluta inocencia.

Para Gabriela Flores, estos hechos  “vulneran los derechos de una funcionaria que ha dado lo mejor de sí a la salud pública justo cuando está esperando jubilarse. El que haya quedado detenida tras haber sido ella la víctima nos parece terrible. Es por eso, que nuestro gremio prestará toda el apoyo necesario en lo jurídico, laboral y personal que ella requiera para esclarecer este proceso que nos genera enormes interrogantes. A lo menos creemos que pudo haber habido eventuales faltas administrativas que dieron como resultado esta detención”.

Afuera de la sala de audiencia, miembros de la familia de Silvia, de su asociación base, de Fremesam, de Confusam Nacional, directivos de salud municipal, abogados del servicio de salud y de la subsecretaría de Prevención del Delito, representantes del Minsal, y numeros@s compañer@s de trabajo aguardaban para brindarle muestras de cariño y aliento. Al salir, con lágrimas en los ojos, informó a los presentes que seguiría con el juicio hasta demostrar la verdad de los hechos, que es su propia verdad.