Subsecretario Luis Castillo y per cápita: ” Recuperar la brecha histórica mantiene la inequidad”

El Subsecretario Luis Castillo explica en qué consiste el nuevo estratificador de riesgo para calcular el per cápita en salud que el Gobierno quiere incorporar como plan piloto a partir de 2020. 

-¿El estratificador de riesgo es un indexador?

-No lo es. El instrumento que caracteriza sanitariamente las poblaciones se usa en muchas partes del mundo. Se llama sistema de categorización de riesgo ajustado a variables sanitarias; en el área de hospitalizaciones se llama GRD, y lo estamos usando hace varios años en la práctica clínica. Su símil en la atención ambulatoria se llama ACG que, en el fondo, estudia lo que las poblaciones tienen si es que tienen algo. Si es población sana el peso de estratificación sanitaria es cero; si tiene diabetes, enfermedades crónicas no transmisibles u otras se reflejan sanitariamente en el costo.

-¿Esto implica que puede haber 346 per cápita basales o sea tantos como comunas existen?

-Claro. Pero esto hay que ponerlo en un plan piloto y ver cómo se comporta el per cápita, estratificadores de riesgo, pobreza y ruralidad.

-¿Ese estudio puede extenderse por largo tiempo?

-Si lo logramos hacer antes de la formulación presupuestaria del 2020, tendríamos el estudio listo para poner en marcha el piloto en una comuna o parte de ella el próximo año y ver si se comporta como queremos. Esto es, reflejando la realidad sanitaria en relación gasto y costo.  Si el piloto es bueno lo vamos a saber el primer semestre del 2020 y, si es así, debiésemos ir progresivamente instalándolo.

Sin ser experto financiero, se puede pensar que el presupuesto en salud debiese aumentar bastante para cubrir este modelo…

No lo sé. Hay dos cosas que hacer: primero, ver el modelo y la canasta para actualizar costos; y, segundo, ver este estratificador. Con las dos cosas juntas hay que hacer una modelación y después de eso decidir si hacer un plan piloto; luego ver dónde y cómo, y luego evaluar qué expansión tendrá.

-¿Este estratificador solo contempla riesgo sanitario?

-Los estratificadores solo se refieren a riesgo sanitario, el riesgo biomédico está capturado por otros indexadores, como ruralidad Y hasta el momento, no se ha tomado una decisión respecto a qué va a pasar con ellos.

-Confusam ha dicho que primero se debe recuperar la brecha histórica antes de conversar…

-Hacer eso es retrasar cualquier desarrollo en este sentido porque en llegar a los 9 mil pesos -quizás- nos vamos a tomar uno o dos años más, y en ese tiempo mantener o incrementar esto lo único que hace es aumentar la inequidad a través del per cápita basal, manteniendo el mismo monto para las comunas más ricas y las menos ricas.

Esa proposición hace retroceder en cambios para mejorar el modelo de salud y estratificación de riesgo.  9 mil pesos va a ser lo mismo de basal para Las Condes que para Alto Biobío, y yo quiero diferenciar; a lo  mejor en Alto Biobío son 15 mil,  y en Las Condes, 7 o 9 mil.

-¿Qué espacio dará a Confusam en este proceso?

-Mucho, igual que a los municipios. Esto lo vamos a hacer en conjunto. Vamos a tomar en conjunto las decisiones de en qué sector, en qué comuna, de manera que esto refleje realmente lo que queremos.

– Le consulto por los aportes de Confusam a modelar el sistema?

Ahí va a haber que discutir en conjunto dónde, cómo y cuándo. Pero este es un tránsito, no queremos un Transantiago, queremos que la cosa sea bien hecha porque es un cambio sustantivo.

Revista Infusam Nº30, abril 2019