Confusam preparando el 8M con propuestas de cambio para el futuro

El 8 de marzo próximo conmemoramos otro Día Internacional de la Mujer. Sin embargo, este 2019, esa fecha será especial. Por primera vez esta efeméride concita un alto grado de atención mediática junto a un llamado a huelga nacional donde nuestra Confederación se une a cientos de instituciones en el país para marcar un antes y un después.

Y esto no es menor, porque desde hace muchos años, nuestro país desoye los llamados a decir un NO rotundo a quienes detentan el poder. Razones sociológicas y políticas pueden haber muchas para explicarlo; un quiebre irreversible en nuestro tejido social, el individualismo propio de una sociedad neoliberal que está perdiendo los valores colectivos, o debido al descrédito de las instituciones que representan a las fuerzas sociales, etc.

No obstante, algo en el ambiente dice que será distinto. Las fuerzas sociales, las energías acumuladas que se manifestarán aquel día han estado preparándose hace más de una centuria. A finales del siglo XIX, son las mujeres del mundo de la salud las primeras que logran terminar sus estudios superiores: Paulina Starr, como la primera dentista y Ernestina Pérez junto a Eloisa Díaz las primeras en recibir el título de médicas.

Más tarde en 1918 se funda la Unión Femenina de Chile con el serio objetivo de lograr el voto femenino, el divorcio, el control de la natalidad y el acceso al mundo laboral, todas aspiraciones cuyo materialización data de fechas recientes, dando cuenta de la ardua batalla que estas pioneras tuvieron que dar, teniendo que traspasar su legado de lucha de generación en generación.

Es por eso que, la reciente y potente instalación mediática del discurso de género y de los derechos femeninos ha venido a coronar la labor inclaudicable de miles de mujeres en favor de sus compañeras década tras década, bien lo sabemos las dirigentas sindicales y comunitarias de la salud, verdaderas fundadoras de los movimientos sociales de Chile.

Y enhorabuena que así sea, que se comunique este llamado por TV, wasap, instagram, facebook, etc. Porque este 8 de marzo, la invitación es para el nieto, la hermana, la hija, la pareja, porque no sólo conmemoramos una lucha dura y dramática, también celebramos el avance de nuestra causa, porque con el paso de las mujeres avanzamos tod@s.

Pero como el 8M no puede finalizar ese día a las doce de la noche, si queremos seguir tomando la posta de lucha por abrir paso a la inclusión y a la justicia de género, debemos poner todo el esfuerzo en preparar a nuestra Confederación para estar a la altura de estos desafíos. Por esta razón, mi anhelo como presidenta es:

Avanzar en el monitoreo de los procesos de denuncia por acoso sexual en los establecimientos de salud. Dar prioridad a la promoción y la capacitación sobre temáticas de género. Continuar revisando, junto a  la Comisión de Género, nuestros procesos para profundizar los cambios que ya hemos emprendido.

Y porque un enfoque inclusivo debe ser dialogante, abriremos nuevos canales de comunicación para recibir la mirada las Federaciones sobre los cambios que como Confederación aún nos faltan para avanzar en este ruta.

 

En este sentido, las y los invito a seguir avanzando en este camino poco transitado pero apasionante. Todas las dirigentas sabemos lo que nos ha costado abrirnos paso en el mundo laboral y sindical. Es por eso que l@s convoc@ a trabajar sobre todo, por l@s que vendrán.

Gabriela Flores Salgado

Presidenta

Confusam