Denuncia Afusam Licantén: abusos a la orden del día

Acoso laboral que tiene hoy con licencia por salud mental a tres trabajadores, denuncia la dirigenta de Afusam Licantén, Jessica Abaca, quien también ha sido víctima de sumarios y persecución por parte del director de salud de la comuna Ulises Lobos.

“Pueblo chico, infierno grande”, señala el dicho popular. Y esto es más que cierto en Licantén, comuna ubicada en la Séptima Región, con una población cercana a los 7 mil habitantes. Allí la atención de salud se brinda en cuatro postas de la zona: iloca, duao, la pesca y lora. Para 2021 esperan contar con su primer cesfam.

Hasta 2014 no habían tenido mayores problemas laborales y, por ello, incluso la misma asociación base estaba en pausa. Pero la llegada de Ulises Lobos como nuevo director del departamento de salud, transformó la situación. “Trajo un equipo joven y desplazó a los funcionarios de carrera, nos quitó asignaciones y se las traspasó a los nuevos jefes; quitó funciones y aisló a los más antiguos”, cuenta Jessica.

Bajo esta presión buscaron apoyo en su federación y terminaron retirándose de Fetrasam del Maule y sumándose a Ferfumats, donde –dicen– consiguieron un mayor respaldo.

“Somos una asociación muy pequeña perseguida por nuestro director. Se nos han ido desvinculando socios y tenemos otros con licencia médica por mucho tiempo, lo que nos resta fuerza. Sin embargo, tratamos de sobrevivir apoyando a nuestros compañeros frente al hostigamiento que sufren y que por miedo no denuncian”, indica la dirigenta.

Denuncias a Contraloría

Como en otras asociaciones, finalmente la única forma de luchar contra los abusos de las autoridades es recurrir a Contraloría. En su caso específico, Jessica cuenta que le hicieron un sumario que no la dejaba avanzar en su carrera funcionaria. Y aun presentando la documentación que validaba las capacitaciones realizadas, “el alcalde no las tomó en cuenta y me respondió que le había dado amplias facultades a su director de salud”.

Frente a ello, acudió a Contraloría y ya hace un mes le pagaron la diferencia adeudada por nivel.

Además, se denunció ante el órgano contralor, al director por haberse pagado una asignación que no le correspondía durante el año 2014.

La Contraloría la objetó calificando como “improcedente el otorgamiento de la asignación especial transitoria del artículo 45 de la ley Nº 19.378”.

Asimismo, la entidad solicitó a la municipalidad informarle sobre “el estipendio de igual naturaleza desde el año 2015” a la fecha. Se calcula que la cifra que debiese devolver el directivo llegaría a unos 35 millones de pesos.

Jessica expresa que el hostigamiento de la autoridad ha sido permanente y que estuvo con licencia médica: “Se han vulnerado mis derechos laborales, afectando a mi familia y entorno, pero no renunciaré porque alguien tiene que sacar la voz ante tanto abuso”, concluye la dirigenta.

AFUSAM LICANTEN

Soci@s: 15

Dirigenta: Jessica Abaca Labbé

INFUSAM Nº29, enero 2019