En Arica y en Curicó se denuncian nuevos hechos de violencia que afectan a trabajadores de salud municipal. CONFUSAM nuevamente exige medidas concretas.

Durante este fin de semana se han conocido nuevos hechos de violencia de extrema gravedad que pusieron en riegos la salud y la vida de personal y usuarios en SAPUs de las comunas de Arica en el norte del país y en Curicó, en la zona centro sur.

 

En ambos casos el personal de turno fue objeto de amenazas con armas de fuego y armas blancas por sujetos que ingresaron a los recintos asistenciales sin encontrar resistencia alguna producto de la ausencia de personal policial habilitado para enfrentar este tipo de amenazas.

 

La gravedad de los hechos nos motiva, junto con hacer las respectivas denuncias, a exigir públicamente a las autoridades de Gobierno la toma de medidas efectivas de protección a las y los trabajadores de salud. Hasta la fecha, si bien el Gobierno, incluido el Presidente de la República, ha expresado su preocupación ante la creciente violencia hacia personal de salud, la misma no ha tenido correlato con medidas concretas en los recintos asistenciales, condición que genera, además de la obvia preocupación y temor, molestia creciente en las filas de la CONFUSAM, organización que reitera por enésima vez su llamado a las autoridades a tomar medidas concretas y no seguir dando largas a un problema que de no enfrentarse como corresponde podría dar pie a hechos de lamentar.