Escuela sindical: AHORA A COSECHAR…

 

Una revalorización de la política; un nuevo enfoque de los procesos históricos; herramientas para cumplir con su rol como comunicadores, y la construcción de redes para apoyarse e intercambiar experiencias, son algunos de los hitos alcanzados por los dirigentes y las dirigentas de Confusam que participaron durante seis meses en la escuela sindical de nuestra organización.

Las cuentas de la Confederación no pueden ser más alegres: una evidente deficiencia como era establecer una escuela sindical nacional para fortalecer a las nue­vas generaciones de dirigentes, acaba de ser saldada y con creces. Ahora, hay que poner en práctica los conocimientos aprendidos.

El 27 de septiembre concluyó, luego de una evalua­ción positiva grupal, el trabajo que venía desarrollando la Fundación Sol con una treintena de hombres y mu­jeres de Confusam, quienes se la jugaron dejando fami­lias y labores durante una semana al mes, confiados en potenciar sus habilidades para ser mejores dirigent@s.

Se trata de un gran esfuerzo que muestra la dimen­sión social de este grupo, ya que su sacrificio ayudará a construir una mejor organización.

La voz de los dirigent@s

Miriam Barriga, es de la Afusam San Vicente y di­rigenta de la Federación Octava Biobío. Ella resalta que este diplomado la hizo entender que las demandas de los asociados también involucran las de su grupo fa­miliar, y que eso hay que tomarlo en cuenta. “Cuando logras suplir sus demandas, también suples las de sus familias”, indica.

mirian barriga

MIRIAM BARRIGA

Asimismo, comprendió que su propia familia debía conocer más sobre su tarea sindical: “antes daba por he­cho que la entendían. Sin embargo, explicarles de qué se trata, les dio una mirada distinta de mi quehacer y se dieron cuenta de la importancia del rol que cumplo. Mi familia valora más el trabajo que efectúo como mamá, mujer, dueña de casa y dirigenta, y eso me ha hecho más fuerte”.

Paralelamente destaca que le entregó una visión dis­tinta del sindicalismo: “Hoy tengo una mirada política. Antes se decía que el dirigente debe ser apolítico, pero no es cierto; tienes que tener una postura político sindi­cal no partidista”, afirma con convicción.

Desde la Afusam Coquimbo y como segundo direc­tor de la federación, Roberto Romero, se expresa con seguridad. Cuenta que una escuela sindical era un an­helo pendiente por varios años y postuló pese a ser un dirigente nuevo. “Vi la oportunidad, de nivelar mis co­nocimientos para ayudar de mejor forma en mi trabajo dirigencial y representar a mi región. La descentraliza­ción es necesaria y para eso tenemos que participar”, señala.

roberto romero

ROBERTO ROMERO

Releva como fundamental de la experiencia -además de los contenidos de calidad-, estar durante una sema­na al mes en una localidad diferente y lejana, compar­tiendo con dirigentes que viven realidades semejantes y aprender qué soluciones han dado a problemas comu­nes: “Esa continua retroalimentación nos sirve porque los problemas se van dando de la misma manera. Ade­más, es enriquecedor trabajar en red conociendo las fortalezas de cada uno. Pertenecer a esta organización, nos permite vivir experiencias y hacer cosas en conjun­to en lo local y en lo nacional”.

La historia oculta

En el extremo de la isla de Chiloé, está Afusam Que­llón. Su presidenta, Marcela Silva, opina con fuerza res­pecto a que el diplomado “le abrió la mente”. Dice que “nos hicieron una deconstrucción de todo lo que sabía de historia; nos enseñaron la historia oculta, la de los de abajo; nos demostraron que el capitalismo ha estado presente desde mucho antes que la dictadura”, indica.

marcela silva

MARCELA SILVA

Marcela refiere que aprendió que “siempre los po­derosos han jugado un rol para tenernos empobrecidos y con menos conocimientos; entendí que nos mantie­nen esclavizados y que las deudas son una forma de controlarnos. Somos obreros con salarios muy bajos y sin tiempo para nuestras familias; tememos perder el trabajo aunque sea malo porque no podremos pagar. Nos demostraron que esto es un círculo: antes nos es­clavizaban de otra manera y hoy te dicen que eres libre para elegir que TV comprar, pero sigues siendo esclavo mediante el endeudamiento”.

La joven dirigenta rescata que la escuela le dio un sentido más político a su trabajo sindical. Le permitió entender que lo fundamental es la unión de la clase trabajadora; “que no por ser del sector público debe­mos estar ajenos a qué les sucede a los obreros de la construcción o a los portuarios, por ejemplo, porque tenemos los mismos problemas. Es necesario que nos unamos y dejar de mirarnos por arriba del hombro”.

El aporte de Fundación Sol para fortalecerlos en su faceta comunicacional, destaca Eduardo Coronado, dirigente de la asociación base del consultorio Joan Alsina, de San Bernardo. Afirma que “nos entregó he­rramientas para sacar provecho a las redes sociales y fo­mentar el trabajo en red”. Agrega que ello les permitirá tener una base mucho más informada y más apoyo en su tarea sindical.

eduardo coronado

EDUARDO CORONADO

Comenta, además, que para titularse, les pidieron hacer un proyecto ejecutable y beneficioso para Con­fusam. Al respecto, explica Eduardo que los distintos grupos se orientaron a proponer replicar escuelas sin­dicales a nivel local; desarrollar un manual para el nue­vo dirigente que sea más práctico que el actual, y afiches para sensibilizar a la base, entre otros, donde aplicarán los nuevos proyectos y habilidades adquiridos.

Por último, La Fundación Sol también está satis­fecha. Horacio Valdés, coordinador académico, relata que les implicó integrar estudios y experiencia de diez años, sistematizándolos en una malla curricular que implementaron en la escuela.

horacio valdes

HORACIO VALDÉS

Añade que hay aspectos que deberán perfeccionar como los tiempos de clases expositivas y la concentra­ción del trabajo práctico, “son elementos que se tienen que ir madurando para volverlo más dinámicos y que los procesos formativos sean mejores”.

Finalmente, destaca como importante que termi­naran casi la misma cantidad de alumnos que inició (29 de 30), y resalta que se dieron dinámicas entre ellos a las que tenemos que prestar atención.

INFUSAM Nº 28, NOVIEMBRE 2018

LEAVE A REPLY