Gabriela Flores Salgado, presidenta Confusam: “HAY QUE ESCUCHAR A LAS BASES”

Cuáles son los principales desafíos de este nuevo Directorio? 

-El principal desafío es trabajar fuertemente por los temas de la plataforma de lucha de nuestra organización. Es importante acotar tiempos, ya que firmamos un protocolo de acuerdo, pero  cuatro años  es mucho. La gente a nivel país exige que abordemos  ahora  los temas de los servicios de urgencia, los que van de la mano con tantas agresiones en los centros de salud.

Debemos exigir al Gobierno una ley que sancione penalmente a quienes maltratan verbal, sicológica o físicamente a nuestros trabajadores. El Gobierno está proponiendo un proyecto de ley pero solo reafirma la supletoria que establece que los empleadores están obligados a proporcionar apoyo jurídico. Eso está bien, pero queremos sanciones reales para quienes maltratan a los trabajadores.

Los alcaldes tienen hoy la facultad -a través de la ley 18.883- de prestar asesoría jurídica a quienes han sido violentados, pero hay muchos lugares donde no se lleva a cabo. Le planteamos al Gobierno y a la Asociación Chilena de Municipios que esto no puede seguir así.

También vamos  a continuar fuertemente con el trabajo de “No más AFP “y con la defensa de la salud pública. No podemos seguir permitiendo que los gobiernos sigan entregando tantos recursos al área privada en desmedro de la salud pública y de la atención primaria.

-¿Cómo se está dando el proceso de afiatamiento del Directorio?

-Este cambio fue la voluntad de los socios que se manifestaron en las urnas. Será una conducción distinta, soy muy abierta al dialogo porque creo que con respeto y tolerancia podemos avanzar.

Rescato los 22 años del compañero Maturana en la presidencia de Confusam; creo que la vara dejada es alta pero eso no me amilanará para seguir avanzando en bien de la organización de  la cual estoy enamorada.

Entre la presidencia y vicepresidencia (Maturana), tenemos un acuerdo de respeto mutuo para enfrentar el trabajo que se viene; eso nos permitirá avanzar y potenciar los temas pendientes del directorio anterior del cual también fui parte.

Esta presidenta viene para reforzar un trabajo que lleva muchos años, así como para cristalizar  la esperanza de los socios de avanzar en las demandas que no se han puesto hasta ahora en  conferencias ni en congresos. Mi norte es trabajar en eso junto con todos los compañeros que están en el Directorio.

-Liderar Confusam es un esfuerzo mayor ¿Cómo lo enfrentará?

-Este es un desafío que significa postergar mi vida familiar, pero tengo un apoyo increíble de mi marido, mis hijos y mi Federación. He decidido estar cuatro días en Santiago y dedicar uno  a mi comuna de Lota y a la Federación Octava Biobío. Seré una presidenta que estará constantemente en Santiago haciendo presencia en todas las demandas; las decisiones las consultaré al resto del Directorio, porque esto es trabajo en equipo.

Este es uno de los tantos desafíos que he tenido en esta vida, que no ha sido fácil. Tengo confianza en mis capacidades. Vengo de una familia de once hermanos, y la formación que me dieron mis abuelos, quienes me criaron, es que una tiene que echarle para adelante con la frente en alto y las manos limpias.

REVISTA INFUSAM Nº26, agosto 2018

LEAVE A REPLY