DECLARACIÓN PÚBLICA CONFUSAM

Santiago, 15 de Abril de 2018.

 

Recientes informes dan cuenta que Chile hoy por hoy tiene un sistema de salud que ha sido incapaz de cumplir con su rol fundamental de resguardar y proteger la salud de la población incluso ante problemas que demandan medidas del todo posibles y que no exigen cuantiosos recursos para su implementación. Las cifras relativas a la incidencia y prevalencia de SIDA son ya de por sí un problema de magnitud mayor pero si ese es un grave problema, lo que es insostenible que en nuestro país debamos vivir la vergüenza mundial de tener una de la tasas de mortalidad más altas a nivel planetario por causa del SIDA y peor aún, que dicha mortalidad afecte principalmente a adolescentes y adultos jóvenes. Es del caso recordar que ésta enfermedad, antaño mortal al carecerse de terapias efectivas, desde hace ya décadas que se cuenta con tratamientos altamente efectivos y que en la gran mayoría de los países han logrado reducciones sustantivas de las tasas de mortalidad.

 

Chile es uno de los países del mundo que tuvo motivos más que suficientes para sentirse orgulloso de su sistema de salud. El nuestro fue el segundo en el mundo en tener un Servicio Nacional de Salud, después del de Gran Bretaña y dicho acierto de política pública de un Estado y Gobierno que asumió la salud como un derecho humano y una de sus obligaciones esenciales, nos permitió abordar exitosamente los graves problemas de salud del siglo pasado tales como las altísimas tasas de mortalidad infantil y materna, desnutrición, incidencia muy alta de enfermedades prevenibles por vacuna, entre otros que con políticas, planes y programas implementados con los recursos necesarios, nos permitieron ocupar un sitial honroso en materia de logros sanitarios siendo ejemplo para el mundo. Ese sitial hoy ya no nos corresponde, muy por el contrario, nuestro país vive hoy las consecuencias del abandono sistemático por los distintos gobiernos de su sistema público en que se atiende más del 80% de la población y el problema del SIDA no es más que consecuencia de la negligencia de las distintas autoridades que han tenido a su cargo la responsabilidad de cuidar la salud de la gente.

 

Los gravísimos problemas sanitarios de hoy nos exige un abordaje radical, una nueva reforma sanitaria que genere las condiciones requeridas para enfrentar los actuales problemas de salud, así como los desafíos sanitarios producto de las nuevas problemáticas sanitarias del tercer milenio.

 

Nuestra organización es una de las integrantes del Ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores NO+AFP y desde esa condición, somos convocantes a la Marcha Familiar llamada para el Domingo 22 de Abril. Ya nadie pone en duda la urgencia de una reforma al sistema de pensiones actual que se ha demostrado incapaz de entregar pensiones dignas. Concordando en la necesidad de una reforma previsional, los caminos a seguir no son compartidos. En efecto, nuestra propuesta apunta a construir un sistema de reparto solidario, público y de contribuciones tripartitas y por cierto, se opone frontalmente a la de las autoridades de Gobierno que reiteradamente han dado señales de producir cambios que fortalezcan el modelo de capitalización y por ende, a fin de avanzar hacia un sistema previsional solidario, Chile debe nuevamente ponerse de pie y desde las calles exigir pensiones dignas y por ello, llamamos a nuestra base a participar activamente en la primera Marcha Familiar NO+AFP del Domingo 22 de Abril.

 

Marchas en distintas ciudades: https://www.facebook.com/pg/Confusam/photos/?tab=album&album_id=1860537964016932

 

LEAVE A REPLY