Chile necesita una CUT para las y los Trabajadores

DECLARACIÓN PÚBLICA

Santiago, 7 de Mayo de 2017.

Versiones de prensa hacen referencia a la presentación realizada por la Presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, ante el Tribunal Electoral de la Región Metropolitana en respuesta a la denuncia interpuesta con antelación por dirigentes de dicha organización sobre las irregularidades acontecidas durante el proceso electoral para elección del actual Consejo Directivo Nacional de la central, efectuada en Agosto 2016. Junto con la presentación de los antecedentes que fundad su demanda, los denunciantes solicitan al tribunal que ve la causa, sobre el mérito de los antecedentes, anular la elección en cuestión, a fin de convocar a un nuevo acto eleccionario.

En la presentación realizada por la máxima autoridad de la CUT se reconocen todos y cada uno de los hechos denunciados, solicitando además que el Tribunal Electoral de la RM falle sobre la causa a la brevedad para así poder convocar a una nueva elección.

Sobre el particular, el país fue testigo que previo a las elecciones motivo de la denuncia, nuestra organización manifestó públicamente su preocupación frente a un evento que a todas luces y sobre la base de experiencias previas similares, aparecía viciado, partiendo por la imposibilidad de acceder a las bases de datos que sustentaron dicho acto, tanto respecto de los padrones de las distintas organizaciones, como de los pagos efectuados para poder participar.

Realizado el evento, la avalancha de reclamos y los resultados que arrojaban como ganador a una lista distinta a la que presentó la Presidenta de la CUT, obligó a reconocer el conjunto de irregularidades del proceso, pese a lo cual, los principales incumbentes, cabezas de lista, resolvieron constituirse asumiendo los principales cargos.

A la luz de los antecedentes expuestos, queda meridianamente claro que el acto electoral de Agosto 2016 debe ser anulado y por ende, debe convocarse a nuevas elecciones de Consejo Directivo Nacional de la CUT y ante esta evidencia, no podemos dejar de manifestar nuestra convicción de la obligación moral que tienen los integrantes de la actual directiva de la CUT de renunciar a sus cargos y por supuesto, de no presentarse a un nuevo acto electoral dada su responsabilidad en los hechos denunciados que desde nuestra perspectiva, los inhabilita para ejercer cargos de representación sindical.

Nos parece además que estos hechos que dan cuenta de la profunda crisis que cruza a la principal organización sindical del país, exigen llevar a cabo un proceso refundacional que le imponga condiciones de democracia, transparencia y autonomía ineludibles.