Solo con marchas no terminará el sistema AFP

Lunes, 07 de Noviembre de 2016 16:36

Con más gente apoyándola que cualquier movimiento político o social, la Coordinadora “No más AFP”, tiene claro que terminar  con las administradoras de pensiones e instaurar un sistema de reparto en Chile, solamente será posible si la población se convence que tiene en sus manos la capacidad de transformar su futuro y la utiliza.

“Solo  mediante una acumulación de fuerza que golpee al poder económico en el bolsillo, que es donde más le duele, podremos terminar con el sistema de AFP. No esperamos nada de los políticos actuales ni del Gobierno, tendremos  que hacerlo nosotros”,  afirma resuelta la dirigente nacional de Confusam e integrante del ejecutivo de la Coordinadora `No más AFP´, Carolina Espinoza.

Luego de convocar a tres exitosas marchas en  el país durante este año, la organización ha fortalecido la ruta que invita a seguir a  los chilen@s, para avanzar en el derribamiento del sistema de AFP y construir  uno de reparto.

Se trata de, en primera instancia, cambiarse al fondo E en la administradora que se esté. Pero luego de la marcha del domingo 16 de octubre, se sumó la iniciativa de castigar a Cuprum y Provida invitando a abandonarlas. Ello porque con las recientes fusiones que intentaron llevar a cabo, con `AFP de papel´, como Cuprum-Argentum y Provida-Acquisition,  perjudican las arcas fiscales en 420 millones de dólares. Provida tiene 1.6 millones de cotizantes y Cuprum 440 mil, es decir controlan un cuarenta por ciento del mercado entre ambas.

De esta manera, se busca hacer patente que los verdaderos dueños de los fondos pueden y deben ejercer su derecho tensionando al mercado. Es así como la respuesta vino inmediata del presidente de la Asociación de AFP,  Rodrigo Pérez, quien descalificó el llamado diciendo “que no conduce a nada”. A su vez, Provida mostró más preocupación, argumentando que han actuado siempre “con los más altos estándares éticos”, en una carta firmada por su gerente general, en un esfuerzo por detener la fuga de afiliad@s.

La siguiente acción, cuyo resultado está por verse, es la convocatoria a paro productivo nacional el 4 de noviembre, la cual  es una jornada de movilización social con llamados a no llevar a los hijos al colegio y participar en cacerolazos emulando aquellas acciones de protesta durante la dictadura.

Trabajando una propuesta

Desde los comienzos de la Coordinadora `No más AFP´, hace unos cuatro años, se levantó una propuesta de nuevo sistema previsional solidario, de reparto y con financiamiento tripartito, recuerda Carolina Espinoza. Ahora, ha sido reformulada por un potente equipo de economistas integrado por Andras Uthoff (Universidad de Chile), Claudia Sanhueza (UDP), Marcos Kremerman y Gonzalo Durán (Fundación Sol), Centro Cenda y Cises ( Usach). Pronto será estrenada en sociedad para iniciar su difusión y mostrar una sólida alternativa al actual sistema.

“Quienes estamos trabajando en esta propuesta entendemos su sentido de urgencia. Se necesita un cambio rápido que eleve las pensiones y dé un piso de dignidad a los chilen@s”, afirma la economista Claudia Sanhueza, quien también participó en la Comisión Bravo.

Añade que hoy el 79 por ciento de los jubilados gana menos del sueldo mínimo y por eso urge un cambio.

Claudia expresa que en este proceso analizaron las distintas propuestas del mundo progresista. La idea fue en base a ellas elaborar una que contemple un pilar contributivo, que permita que parte o todas las cotizaciones vayan a un fondo solidario parecido al de Uruguay: “Estamos viendo un sistema, que puede ir entre uno mixto y uno solo de reparto”, indica.

Además, destaca que la Fundación Sol propone incorporar un ahorro social, o sea, que parte de lo que se recaude constituya un fondo de reserva técnica: “un financiamiento para abordar la mayor crítica que  hacen los detractores al  sistema de reparto, que es el riesgo de envejecimiento de la población y de reducción de los fondos”, manifiesta la economista. De esta forma, señala, para no recargar tanto a los contribuyentes se generan recursos que no serán usados inmediatamente, sino que los ahorra la sociedad en su conjunto.

Respecto a su función en la Comisión Bravo, analiza que “esta solo quería hacer cambios paramétricos, como por ejemplo aumentar la cotización pero los fundamentos del sistema de capitalización individual no cambiaban, más bien se potenciaban”. Resalta que un sistema de seguridad social tiene su lógica de seguridad  en el sistema contributivo,. Sin embargo, para la Comisión,  la solidaridad está ya incorporada al sistema porque existen las pensiones básicas solidarias: “Pero no es así, la solidaridad debe estar en la parte contributiva”, concluye.

La gran estafa

Comenta Carolina Espinoza que recién el 31 de agosto de este año después de dos multitudinarias marchas, la Presidenta Bachelet aceptó recibir a la Coordinadora y se comprometió a que la Ministra del Trabajo entregaría en dos semanas información que les faltaba y que en tres, les daría una respuesta.

Ya pasados más de cincuenta días,  protesta porque no hay señal que demuestre real voluntad para solucionar el tema, mientras la Presidenta sigue dilatando y  solo buscará parchar el sistema:  “Cualquier  gobierno que pretenda dar una solución mediante el decreto 3.500 (normativa del actual régimen previsional), pretende  mejorar un cáncer con una aspirina”, afirma.

Asimismo, enfatiza que en esta gran estafa a los trabajador@s al mantener las AFP, son cómplices el Ejecutivo y el Legislativo:  “Este gobierno trabaja  para  los empresarios; el poder económico y financiero  ha comprado a los políticos. Sabemos que solo podremos modificar el estado actual con una acumulación de fuerza social que nos permita transformar las actuales circunstancias, movilizándonos y haciendo acciones de fuerza legítima”, declara.

Es por ello, que Carolina Espinoza remarca la importancia de involucrarse en todas las acciones que puedan ir minando a las AFP y al actual sistema económico, incluido el paro convocado para el 4 de noviembre. Dice que  “hay que poner el corazón y el bolsillo, hay que arriesgarse y  parar Chile”, agregando que tanto si se trabaja dependiente como independiente, es necesario un esfuerzo porque no hay otra forma de generar cambios.

‘Pecado’ de la Comisión Bravo

Para Claudia Sanhueza, la Comisión Bravo pecó al trasladar la discusión política a esta instancia, no siendo un espacio democrático: “La discusión sobre las pensiones es  política y se nos trasladó a los técnicos que no éramos representativos de nada, y menos lo eran  los participantes internacionales”.

En cambio, participando como Consejera de la Coordinadora, destaca que al movimiento social asume la discusión política y que a los técnicos “nos sirve esta cercanía porque nos ayuda para generar propuestas que respondan a sus necesidades. Una podría estar diseñando un Transantiago, pero esta cercanía lo evita”, reflexiona.

Concluye que al participar está  aportando, efectivamente, a desarrollar políticas públicas, “trabajando con ellos no imponiendo”.

Infusam Nº16, Noviembre 2016

LEAVE A REPLY