Puño en alto y con la dignidad incólume

Después de una lucha histórica, trabajadores de los servicios públicos retornan a sus labores preparándose para negociación 2017.

Finalmente la cúpula política consumó en el Congreso la imposición del Gobierno de entregar un 3.2% de Reajuste Salarial para las y los más de 700.000 funcionarias y funcionarios públicos y bonos miserables.

Después de haber logrado en tres ocasiones propinar una derrota histórica en el Congreso con el rechazo a la propuesta del Ejecutivo, el fin de semana anterior el Gobierno, en la persona del Subsecretario del Interior Mahmud Aleuy intentó imponer el 3.2% con alguna golosina para endulzar el amargo sabor del magro reajuste, propuesta que por supuesto fue rechazada obligando al Gobierno a montar una operación política para obtener votos en el Parlamento y aprobar su propuestas. Más allá de su militancia de izquierda, el subsecretario Aleuy no vaciló en negociar con la derecha para obtener apoyo que en las propias bancadas del oficialismo era insuficiente. Concretada la vuelta de carnero en la Cámara de Diputados, en el Senado el Gobierno logró una aprobación flash.

Al final del camino, la Presidenta Bachelet puesta en la disyuntiva de gobernar para la gente o gobernar para los empresarios, tomó su opción, salvando de paso la cabeza de su Ministro de Hacienda, alineado con una política económica favorable a los grupos empresariales más poderosos de Chile y del mundo con presencia nacional.

Puestos en el trance producto del acto consumado, la Mesa del Sector Público reunida en la sede de la CUT, acordó mantener la paralización de actividades llamada para 48 horas, llamando a las y los funcionarios públicos a retomar sus labores a contar de las 08.00 horas del Viernes 18 de Noviembre.

A no dudarlo, las y los servidores públicos han dao ante Chile y ante el mundo una inmensa lección de dignidad, de capacidad de lucha y de movilización. Terminamos esta batalla perdida con la frente en alto y con la convicción plena de preparar desde ya las condiciones para la próxima negociación con el actual Gobierno el 2017, negociación en la que al gobierno le haremos sentir nuevamente la tremenda capacidad de lucha de las y los trabajadores públicos.